Generación JMJ (Togo): Una nueva Pentecostés en la Iglesia

Escrito por Charles Ayetan (35 años, Periodista y crítico de cine en Lomé).

(In Cristina y Ana Larraondo Erice, Generacion JMJ : 25 anos de las JMJ, 25 historias personales, Cobel Ediciones)

Cristina y Ana Larraondo Erice, Generacion JMJ : 25 anos de las JMJ, 25 historias personales, Cobel Ediciones

« Me llamo Charles Ayetan. Nací el 3 de noviembre de 1975 en Lomé, capital de Togo, una ciudad con vistas al Golfo de Guinea que cuenta con unos 700.000 habitantes. Soy católico desde siempre, y miembro de la Legión de Maria desde que hice mi Primera Comunión cuando tenía 9 años de edad. La Legión de María es una organización apostólica de laicos de la Iglesia Católica con más de 10 millones de miembros activos y millones de auxiliares en todo el mundo, que surgió en Dublín (Irlanda) en 1921 cuando un grupo de adolescentes y jóvenes se reunieron con el fundador Frank Duff para orar, y decidieron servir a los enfermos y propagar el Evangelio.

Estudié Derecho en la Universidad de Lomé y me licencié en 2003. Desde que hice mi Primera Comunión y recibí la Confirmación en 1986 he tratado siempre de practicar mi fe: encuentros semanales de oración, Santa Misa … Gracias a lectura del Evangelio intento imitar a Jesucristo con pequeños servicios a los demás y viviendo mi vida familiar y mi trabajo con sentido apostólico. En mi vida he experimentado la alegría y el dolor, el éxito y los fracasos, especialmente durante mis años de estudiante universitario. Pero he aprendido a amar y seguir a jesùs en todas las circunstancias.

Cuando terminé mis estudios encontré trabajo como periodista y crítico de cine en Présence Chrétienne, diario nacional católico de Togo. Junto a mi tarea en el periódico comencé a organizar seminarios profesionales, talleres y festivales en Togo y otros países de Europa y América. Por entonces Conocí a Nina, mi futura esposa: primero nos hicimos íntimos amigos, después nos enamoramos.

Yo había oído hablar de las Jornadas Mundiales de la Juventud y, aunque en muchas ocasiones había deseado participar en aquel encuentro de jóvenes, sabía que aquellos viajes eran imposibles para mí. Así es que hacía tiempo que había dejado de soñar inútilmente. Pero un día, sin esperarlo, me ofrecieron la posibilidad de acudir a la JMJ que se celebraría en 2008 en Sidney con el Papa Benedicto XVI. ¡ Australia! ¡ Nunca había viajado fuera de mi país! Era un don de Dios: Él nunca se olvida de los que le aman. Además, recibí el honor y la gracia especial de ser testigo de la peregrinación de la cruz de las jornadas y del icono de la Virgen por Togo. Y, coma reportero de Présence Chrétienne, escribí sobre la presencia de estos símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud durante el mes de junio de 2006.

Cómo puedo describir mi estancia en Sidney? « Contais con mi oración por vosotros durante estos días que pasaremos juntos », nos aseguró el arzobispo de Brisbane, John Bathersby, en la ceremonia de bienvenida. « Rezo para que aquí consolidéis vuestra fe para toda la vida ». Durante todo el viaje recé mucho por mi familia y por mi futura boda con Nina. Nos habíamos prometido en mayo, mes dedicado a la Virgen Maria.

El lema de la JMJ recogía el versículo de los Hechos de los Apôstóles: « Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo y seréis mis testigos ». Y, volviendo la vista atrás hacia aquellos días, puedo decir que fueron coma una nueva Pentecostés en mi vida. Sobre todo, viví una especialísima experiencia de fe: nunca en mi vida me había encontrado con tanta gente que profesara la misma fe en Jesucristo. Éramos cientos, miles de jóvenes de todo el mundo. Me di cuenta de lo grande que es la fe católica, la religión de la verdad y del amor. Rezábamos, cantábamos, bailábamos, nos reíamos, estábamos unidos dentro de una inmensa variedad de razas y culturas.

Joelle y Charles

Además de fortalecer mi fe, la JMJ de Sidney despertó en mí la esperanza y me hizo crecer en caridad. La entrañable hospitalidad de las familias y parroquias que acogieron a mi grupo, la disponibilidad de los voluntarios, la cordialidad de unos con otras en las calles… La caridad se hacía presente a través de gente de lo más variada, mediante una diversidad de lenguas, culturas y símbolos nacionales. Sólo Jesucristo es capaz de suscitar esa energía de amor entre gente tan distinta.

En su mensaje para la JMJ de Sidney Benedicto XVI nos invitaba a los jóvenes del mundo a ser, durante esos días, un signo de esperanza para la Iglesia en Australia y para la del mundo entero. Era la primera vez en mi vida que veía a un Papa de cerca, con mis ojos, y que pasaba unas jornadas en el mismo lugar que él. El 17 de julio, un auténtico super jueves, en el muelle de Barangaroo había tal cantidad de jóvenes que el grupo de togoleses no pudimos estar muy cerca del Papa. Pero al caer la tarde, cuando el Papa se hubo bajado del barco y recorría las calles de la ciudad en el papamóvil, pude verlo a muy poca distancia. Fueron unos segundos, ¡pero maravillosos! Lo considera un regalo de la Providencia divina.

El impacto de la JMJ en mi vida fue muy fuerte, muy profundo. Me casé con Nina pocos meses después, el 27 de diciembre de 2008, fiesta de San Juan evangelista, el apóstol del amor. Le propuse a mi mujer que en la ceremonia de nuestra boda, tras la lectura del Evangelio, cantase el himno de Sidney. Para ella, haber interpretado « Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo y seréis mis testigos », fue uno de los momentos más emocionantes de ese día. Además, se atrevió a cantar el Salmo Responsorial y una melodía de agradecimiento a la Virgen María compuesta por ella misma. Todos los invitados estuvieran de acuerdo en que Nina cant ó como un ángel. Por eso, el comienzo de nuestra matrimonio está estrechamente ligado a la JMJ. Hoy somos muy felices y procuramos cada día construir y alimentar nuestro joven amor en la Palabra de Dios. »

               Escrito por Charles Ayetan (35 años, Periodista y crítico de cine en Lomé).

(In Cristina y Ana Larraondo Erice, Generacion JMJ : 25 anos de las JMJ, 25 historias personalesCobel Ediciones)

Une réflexion sur “Generación JMJ (Togo): Una nueva Pentecostés en la Iglesia

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s